La matanza de cristianos en Irak y la de musulmanes ahmadiyya en Paquistán

Es posible que a algunos les moleste que haga referencia a estas dos masacres (1, 2) en el mismo post. Pero resulta que tanto a unos como a otros les ha matado lo mismo: el odio religioso.

Porque los cristianos predican el amor al prójimo y los ahmadi también. Es la única secta musulmana que, primero considera que el Mesías ha vuelto ya, en la persona de su fundador, el clérigo islámico Mirza Ghulam Ahmad y segundo, que afirman que la jihad sólo puede hacerse a través del amor, siendo su lema “Amor para todos, Odio para ninguno“. Los talibanes los han amenazado hasta en Inglaterra, donde determinados clérigos de una mezquita del Sur de Londres estaban llamando a su exterminio.

Lo mismo, exactamente lo mismo que ocurre con Al-Qaeda en Irak y los cristianos del Oriente Medio, que suficientemente tenían ya con otros grupos terroristas como Hamas y con otros grupos políticos que inducen a la violencia y a la discriminación contra los no musulmanes, como la Hermandad Musulmana. Contra ellos, también se ha decretado el genocidio o exterminio sistemático, ya sea mediante la matanza (como la de la Iglesia de Bagdad) o la huída por no poder aguantar una situación así durante largo tiempo.

Lo que sorprende es la pasividad del resto del mundo ante estas dos matanzas. Estamos hablando de creyentes pacíficos que no quieren obligar a nadie a nada, que simplemente están rezando y que predican el amor frente a la barbarie, la locura y el desenfreno sanguinario. ¿Obama, Zapatero, Ban Ki-Moon y demás pléyade de la paz mundial y combatientes de la “islamofobia” no han tenido tiempo de censurar y protestar contra estas dos matanzas? Recordemos que sí salieron como un solo hombre a censurar la (absolutamente estúpida) amenaza del pastor evangélico Terry Jones (que tenía … 5o fieles) de quemar el Corán. Amenaza que no llegó a realizar pero que, sin embargo, sirve para que pueda pensarse que para ellos quemar un libro (por muy santo que sea para sus creyentes) es peor que asesinar a 52 personas en un atentado y 70 en otro mientras rezaban.

Parece mentira también que, ante estas muestras de violencia dirigida contra personas pacíficas, no haya un movimiento generalizado de la comunidad musulmana contra ellos. Es más, no existe un acto de contrición ni de arrepentimiento por parte de los que han dirigido la violencia, como los jeques egipcios que salían un día sí y otro también acusando de todo lo imaginable a los coptos, y cuyos argumentos han servido de excusa a Al-Qaeda para asesinar en Iraq.

Ya veremos cómo evoluciona todo. Los Ahmadiyya ya tuvieron que exiliarse una vez de Paquistán debido a la persecución del Gobierno y por eso su sede principal está en Inglaterra, a pesar de haber nacido en la India colonial (que incluía Paquistán). El éxodo de los cristianos de Oriente Medio es un hecho. Los terroristas y sus acólitos son los responsables, desde luego. Pero ¿los que callan y miran hacia otro lado no lo son también?