De jubilados y políticos

Valeriano Gómez, el nuevo Ministro de Trabajo e Inmigración, afiliado de UGT y único administrador de la PSV, cuyo escándalo afectó a más de 20.000 familias, ha dicho a los jubilados que también tienen que hacer sacrificios para sacar a España de la crisis. Mientras, los políticos se siguen aumentando las prebendas:

los partidos políticos se han incrementado su asignación. Las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo han sido la excusa perfecta que ha permitido a los grupos disparar un 33% las subvenciones que reciben del Estado en pleno tijeretazo: 131 millones de euros, frente a los 87,3 millones de este ejercicio.

Ni siquiera, el argumento de que los próximos comicios exigen una inyección extra de 44,5 millones sirve para justificar su actitud, ya que los dos grandes partidos, PP y PSOE, se comprometieron en la reforma electoral a reducir en un 15% los gastos electores y en un 10% las subvenciones a las formaciones con representación parlamentaria.

A ello se añaden regulaciones especiales para las pensiones, para su actividad “laboral” y la falta de recorte de sus sueldos. Todo en el enlace señalado más arriba.

Los políticos de las Comunidades Autónomas por otra parte, tampoco reducen su gasto: los partidos políticos valencianos se han puesto de acuerdo para aumentar sus privilegios.

si hasta ahora los parlamentarios valencianos que dejaban su puesto en la cámara regional recibían una indemnización equivalente a un mes de sueldo por cada año que hubiesen estado en el cargo, ahora seguirán cobrando lo mismo, pero lo harán mensualmente.

Después de nosotros, el diluvio, dirán como si fueran unos nuevos Luis XV. Lo que desde luego no harán será irse a Marte: para eso, ya están los jubilados. Que no se entere Valeriano que lo propone como medida de forma inmediata.

Relacionados:
Fernández de la Vega duplica su sueldo y blinda su jubilación.
El dinero de nuestras pensiones destinado al pago de sueldos y comisiones.

La Venezuela Bolivariana, explicada en dos ejemplos

El embajador venezolano en España, Isaías Rodríguez, abandona su cargo. Algo, sin duda positivo, después de acusar a España de torturar etarras y de ser el mismo que consideró hace años que la ETA luchaba por “causas justas”.

Pero no se va porque le hayan destituido, si no para ocupar una jugosa plaza en el Tribunal Supremo venezolano.

Mientras, se toman represalias contra la Jueza María Lourdes Afiuni por unas declaraciones en las que hablaba de cómo viven las mujeres en la cárcel, a la que calificó de “cementerio de vivos”. Hugo Chávez ha pedido para ella la cadena perpetua por simplemente aplicar la Ley en el caso del empresario venezolano Emilio Cedeño. Ni siquiera se dejó que se le realizasen los pertinentes estudios oncológicos.

Relacionado: Acusan al embajador de Venezuela en España de pagar a un falso testigo. “El doctor Isaías Rodríguez me dijo que lo recibiría por medio del Ministerio del Interior y Justicia en lo que culminara el juicio”.