Las comiditas de Eguiguren y Josu Ternera

Eguiguren con Otegui en la anterior negociación.

Las declaraciones de Eguiguren no pueden ser más repulsivas.

Primero, afirma que enseguida “conectas con ciertas reflexiones” en referencia al terrorista etarra Josu Ternera que, si no el más importante, desde luego sí uno de los que más lo ha sido en la historia del grupo terrorista. Con cualquier persona de bien, no sé yo cómo puede conectar un terrorista, aunque en el caso de Eguiguren lo entiendo: también ha sido condenado por la Justicia, sólo que en su caso por maltratar a su mujer. Es más que posible que su importancia dentro del PSOE, para la negociación, fue considerada cuando dicho partido se negó a que los maltratadores dejaran de ejercer cargos públicos. Si no, su “negociador con ETA” estrella hubiera sido destituido de por vida.

La segunda declaración vomitiva es la que hace referencia al resultado de las negociaciones. Dice Eguiguren que “Tú te olvidas de todo cuando estás negociando. Sólo te interesa el resultado“. Por supuesto, las víctimas no interesan, el daño causado tampoco. Ya ni digamos lo que le puede importar a este individuo España como nación o el bien común. Sólo interesa el resultado porque es lo único que le va a reportar un beneficio político. De ahí, la mala memoria. Nótese que por él, a pesar de los dos muertos de la T4, se hubiera seguido negociando.

Josu Ternera

Da bastante vértigo (por no decir algún que otro palabro malsonante) que sea este individuo que está “negociando” (¿el qué a cambio de qué?) con ETA. Poca ética y menos vergüenza. No es una cuestión de ganar o perder (en una negociación con un grupo mafioso, siempre pierde el que no lo es, porque el mafioso no tiene nada que perder y siempre tiene muchos ases en la manga), es una cuestión ética: alguien sin escrúpulos a quien no le importa nada las causas y las circunstancias de la negociación, si no sólo el resultado, no puede ser el encargado de negociar nada en representación del Estado.

A ello se une el secretismo de la negociación y de sus circunstancias, hasta el punto de que se ha negado su existencia hasta hace bien poquito. Si tan bueno es el resultado (“en Navidades “habrá una declaración definitiva y verificable” que supondrá “prácticamente el final del terrorismo“), ¿por qué tanto secreto? Nótese que dice el resultado (supondrá el final del terrorismo), pero no en qué condiciones (aunque nos las podemos imaginar).

La política hay que traerla a Euskadi“, dice. Ya veo, debe ser que los que tienen por costumbre amenazar a empresarios (panaderos, propietarios de concesionarios o ferreteros, entre otros), dar tiros por la espalda y someter a chantaje a todos los demás españoles mientras mantenían secuestrados a personas como Miguel Ángel Blanco o José Ortega Lara, quieren “hacer política“. Y eso ¿no podían haberlo hecho desde que se murió Franco? Ya saben, forman un partido político, se presentan a las elecciones, etc. ¿Que no hubieran tenido suficientes votos para implantar su dictadura marxista? Lástima, pero eso sí hubiera demostrado que querían “hacer política“. Lo que han venido haciendo, y cualquiera que sea el resultado de la negociación, es precisamente impedir que otros la hicieran debido a sus amenazas.

Fotos: El Confidencial. El Imparcial.

Anuncios