Opacidad en la PAC

Si la democracia se caracteriza por algo, es por la intervención de todos los ciudadanos en la política. Para ello es necesario, primero que se sepa qué está pasando, de forma que se pueda controlar y criticar.

Pues bien, el Tribunal de la Unión Europea ha decidido que no es legal publicar la lista de los beneficiarios de la PAC (Política Agraria Común). ¿La razón? Una lesión al derecho de la protección de los datos de carácter personal.

Sin embargo, el problema está en que personas como la Duquesa de Alba o la reina de Inglaterra, Isabel II, o su hijo el Príncipe Carlos, han recibido grandes cantidades de dinero de la PAC, cuando estamos hablando de una política que se hizo para que los agricultores tuvieran menos dificultades a la hora de realizar su actividad.

constan entre otros, la Reina de Inglaterra (530.000 €), el Duque de Westminster (540,000 €) y el Príncipe Carlos(180.000 €) que se apuntan como beneficiarios tras el nombre de sus granjas y empresas.

En España, la consulta de la base de datos ofrece un panorama que repite las mismas pautas, con independencia de juzgar la utilidad que se da a esas ayudas. Ya sea a título personal o al de sus empresas, aparecen miembros de conocidas familias que atienden a apellidos como Fitz-James StuartMartínez de Irujo (Euroexplotaciones Agrarias, Eurotécnicas Agrarias y Hermanos Loring Martínez de Irujo C.B., entre otras sociedades), BorbónOsborneConde (Los Carrizos de Castilblanco), Domecq. Las multinacionales también repiten en nuestro país, desde compañías de exportación a laboratorios farmacéuticos (Abbott) o empresas del sector alimentario como Nestlé, aunque recibe cantidades inferiores en España.

Por supuesto, la PAC, desde un punto de vista económico, es un lastre. Como se ve y se comprueba una y otra vez, no protege el campo y protege el chanchullo generalizado. La protección de datos de carácter personal en ningún caso debía afectar a las ayudas públicas. Si usted quiere recibirlas, se debe también arriesgar a la posible crítica pública por cobrar dichas ayudas. Si no quiere arriesgarse a dicha crítica o control público, entonces deje de cobrarlas.

Condenada a muerte por blasfemia

Aunque parezca que no puede suceder, sucede. La paquistaní Asia Bibi ha sido condenada a muerte en Paquistán porque blasfemó. Se había convertido al Cristianismo y tenía tres hijos. Unas mujeres de su pueblo la habían intentado presionar para que volviera al Islam, de manera bastante fuerte. Ella, cansada, les respondió que Cristo había muerto por sus pecados, preguntándoles después qué había hecho Mahoma por ellas.

Asia Bibi

Las mujeres la pegaron fuertemente y después la encerraron. Después una turba la atacó física y verbalmente. También a sus hijos.

Después la encarcelaron por blasfemia y ahora ha sido condenada a muerte.

Aunque no se puede decir que la Resolución de la ONU contra la Difamación de la Religión persiga efectivamente que se condene a muerte al blasfemo, sí que intenta que se condene al que lo sea por “difamar la religión“. Por ejemplo, lo que hizo esta señora.

Por algo Paquistán es uno de los países que presentaron el borrador de la resolución.