Putin sobre Siria en el New York Times

English: ХЬЮСТОН. Выступление в Университете Р...

English: ХЬЮСТОН. Выступление в Университете Райса. Русский: ХЬЮСТОН. Выступление в Университете Райса. (Photo credit: Wikipedia)

Una carta interesante, sobre todo por venir de quién viene y por el contraste que ello supone con la realidad política rusa de la que es directo responsable. Si realmente fuera tan humanista como la carta parece mostrar, determinadas decisiones nunca se hubieran tomado (por ejemplo, esa búsqueda de la condena del disidente, especialmente si puede tener poder: el último es Navalny):

“Syria is not witnessing a battle for democracy, but an armed conflict between government and opposition in a multireligious country. There are few champions of democracy in Syria. But there are more than enough Qaeda fighters and extremists of all stripes battling the government.”

“It is alarming that military intervention in internal conflicts in foreign countries has become commonplace for the United States. Is it in America’s long-term interest? I doubt it.”

“And I would rather disagree with a case he made on American exceptionalism, stating that the United States’ policy is “what makes America different. It’s what makes us exceptional.” It is extremely dangerous to encourage people to see themselves as exceptional, whatever the motivation. There are big countries and small countries, rich and poor, those with long democratic traditions and those still finding their way to democracy. Their policies differ, too. We are all different, but when we ask for the Lord’s blessings, we must not forget that God created us equal.

Gracias a Blasfémias.net.

Simplemente señalar que, si el Consejo de Seguridad es más parecido a un baile de verbena que a un foro serio donde discutir crisis internacionales, es porque, en lugar de apoyar a las personas que realmente están esas crisis, los países se apoyan unos a otros por sus variados intereses internacionales.

En O Insurgente hay un párrafo que profundiza en la dirección que señalé arriba:

Em jeito de conclusão: o Presidente Putin descobriu, numa notável peça retórica, que a utilidade das leis e do bom-senso internacionais podem servir os seus interesses. Nada contra este processo natural mas já me custa endeusar a criatura. É que já me chegam um Nobel da Paz como Arafat ou um outro como Obama.

Por último, los generales americanos han aumentado a tres días los necesarios para la intervención militar en Siria.

Anuncios

Democracia norteafricana

Últimamente he oído (y leído) mucho eso de que los ciudadanos de los países del Norte de África están intentando instaurar la democracia, (“gobierno del pueblo”, para lo que es preciso que el pueblo sea libre para elegir) sin un ápice de crítica. No pongo en duda que hay bastantes ciudadanos de esos países que sí, que quieren que se acaben los tiranos dictadores que viven como emperadores mientras los ciudadanos padecen unas estructuras anquilosadas y corruptas que nada tienen que ver con la justicia ni con la libertad.

Ahora bien, el que de esos conflictos (porque es lo que son), vayan a salir democracias es algo que dudo mucho. Se vio en Túnez, donde ya desde el primer momento lo primero que hizo la revolución fue atraer al islamista Ghanoucchi, que llevaba 22 años de exilio en Londres. La gente le recibió al grito de  “Allah Ahbar”, o, lo que es lo mismo, Alá es grande, grito tradicional de conquista musulmán en la guerra. No parece muy secular ni desde luego democrático. Eso no quiere decir que vaya a ganar, pero el que la primera consecuencia de una revolución supuestamente democrática, en un país de los más occidentalizados del Norte de África, es que llegue un líder islamista (muy islamista por cierto), no es una buena señal.

Después pasamos a Egipto donde al final cayó Mubarak, pero lo que les espera a los egipcios es una “constitución” en la que no se modifica el carácter de la Sharia como base legislativa, algo que no casa muy bien con un carácter más secular del Estado. Pero algo de lo que son firmes partidarios los Hermanos Musulmanes, que como buenos hermanos ideológicos de Hamas (que ha condonado el terrible asesinato de la familia de colonos en Itamar), hace poco tiempo su líder habló de terminar con el tratado entre Israel y Egipto (¿por qué acabar un tratado de paz con la única democracia de la zona y no con los ayatolás del Irán o los sátrapas de Arabia?). Y los únicos que están realmente organizados. El sí en la votación constitucional puede considerarse como el primer paso de esta organización para lograr el poder en Egipto, según The Telegraph.

En Libia ya sabemos lo que está pasando. Gadaffi primero dijo que la revolución era producto de Al-Qaeda y ahora dice que es una “guerra santa contra los cruzados” (cuando se entere el laico Zapatero que le han llamado cruzado, le da un jamacuco de los gordos). Lo último es que ha dicho que “no van a dejar que los europeos se lleven nuestro petróleo” (No más sangre por petróleo, ¿no era así?).

Pero lo peor es la demagogia que todo lo corroe: Gadaffi, aunque sea una locaza que ha financiado y ha dejado que se entrenen terroristas en su suelo (IRA, ETA, etc), no ha sido ni la mitad de miserable que fue Saddam. Ahora bien, el ínclito Pepiño, el hombre del “esfuerzo sobrehumano por España“, ha dicho que la diferencia es que “aquí no hay foto como la de las Azores“, como si el peloteo hacia Obama desde la Moncloa no fuera suficiente para llenar todas las salas de una exposición fotográfica.

Mientras la represión continúa en Siria, Yemen, Bahrein, Marruecos, etc.

Por cierto, Obama no ha consultado al Congreso americano para entrar en guerra, le ha bastado con que lo permita la ONU. ¿Le votó para presidente la ONU o el pueblo americano?

Zapatero la ha obtenido hoy, aunque los militares estaban desplegados desde hace varios días, porque ha utilizado un artículo que permite obtener la autorización después en casos de urgencia. Si delante de Ban Ki-Moon dijo que Gadaffi debía abandonar el poder, ahora dice que la intervención en Libia no es para derrocar a Gadaffi, que es sólo para proteger a la población. Ya, ¿y de quién hay que protegerla? Si Gadaffi sigue en el poder, ¿cómo se va a proteger a la población de sus acciones?

PS: Por cierto, deberían darle el premio al más cursi al que ha puesto el nombre a la operación militar en Libia. “Odisea al Amanecer”… 😯

Los pactos, las elecciones y la democracia

David Cameron

Normalmente se enseña que la democracia es el gobierno del pueblo (de demos, pueblo y kratos, poder). Se supone por tanto, que a más participación del pueblo en el gobierno, más perfecta es una democracia. Bien, pues luego en la realidad, uno vota y los políticos deben pensar que es un kleenex porque, una vez que ha pasado el delirio de las votaciones, se olvidan de sus promesas. O no pueden cumplirlas, aunque hayan sido muy importantes.

Como consecuencia de las últimas elecciones en Reino Unido, salió elegido Cameron (conservador) y Clegg (liberal-demócrata). El primero, claramente euroescéptico, había defendido que iba a haber un referédum sobre el Tratado de Lisboa. El segundo, eurófilo, había ordenado a los diputados de su grupo, en una pasada votación sobre la cuestión. que se abstuviesen de votar, dando lugar a que tres de ellos se fueran de sus filas.

Nick Clegg

El otro día, Clegg, el “liberal-demócrata”, anunció que no iba a haber referéndum, porque “no iban a ir hacia atrás”. Después, Cameron presentó una Ley, considerada un maquillaje, por la que, en el futuro, cualquier transferencia de soberanía a la UE, será sometida a referéndum. Y, ¿por qué en el futuro y no ahora?

De modo que un partido “bisagra” (más bien, “el-que-se-aprovecha-del-pacto-aunque-tenga-muy-pocos-votos“) decide si va a haber o no referéndum.

Una vez más se ve que, en lugar de proteger lo que efectivamente dice la mayoría, los pactos sólo acaban consiguiendo que se haga lo que dice una minoría pero que, como consecuencia del pacto, se acaba imponiendo. Lo malo es que, si se impone una minoría, porque se permite, eso no es ya democracia. ¿O no?

  • Liberal: dícese del que defiende la libertad individual.
  • Demócrata: dícese del partidario de la democracia.

Pero se opone a un referéndum que quiere un importante número de ingleses. Pues qué bien.

—-

Estudiantes británicos asaltan la sede de los Tories en "protesta" por el recorte presupuestario

Por cierto, ayer estudiantes que participaban en una manifestación contra el recorte presupuestario del Gobierno, que les obligará a pagar un precio más alto por las matrículas, entraron a la fuerza en la sede del Partido Conservador y causaron dos heridos. “Lo que se planteaba como una manifestación pacífica –desde el Parlamento hasta la galería Tate– se torció a su paso por el rascacielos donde se encuentra la sede de los ‘tories’, la Torre Milibank. Allí, y después de que algunos jóvenes rompiesen los cristales de la planta baja, utilizando para ello incluso el mobiliario del propio edificio, cientos de manifestantes irrumpieron en las instalaciones“.