Rubalcaba y ETA

Detail of one of the two bronze lions outside ...

Image via Wikipedia

Así que Rubalcaba ya sabe que en estas elecciones, no va a haber amenaza de ETA. ¿Se lo ha dicho la bruja Lola? No, al parecer lo acordó. Porque no habrá asesinatos pero continúan las extorsiones y otros delitos cometidos por la banda terrorista de forma habitual, con la ETA rearmándose y Bildu (herederos de Batasuna/ANV/etc.) están en los ayuntamientos y con posibilidades de asentarse en el parlamento nacional, algo sobre lo que ni siquiera el PP incide ni ha incidido mucho, con algunas excepciones como Ignacio Cosidó, que es el autor del siguiente post:

Nada es más suicida que supeditar la política antiterrorista a la buena voluntad de ETA. Rubalcaba creía que tras rehabilitar políticamente a los cómplices de los terroristas, la banda emitiría un comunicado anunciando su disolución a cambio de algunas concesiones aparentemente menores en materia de presos y otros asuntos. Pero el efecto de la legalización de Bildu ha sido justamente el contrario. No sólo ETA no ha desaparecido y sus representantes políticos se niegan a condenar los atentados o pedir la disolución de la banda, sino que una vez han accedido al poder están poniendo las instituciones democráticas que controlan al servicio del proyecto totalitario de los terroristas. El peligro ahora es que el próximo 20-N, los cómplices de los terroristas puedan volver, si nadie se lo impide, al Congreso de los Diputados, el corazón mismo de nuestra democracia y de nuestra soberanía.

A ello, se suman los de las “nueces y el árbol”: Urkullu quiere “un pacto con la izquierda abertzale”, si apoya “el plan Urkullu (antes Ibarretxe)” y si “ETA se desarma y desaparece” (mientras siguen encontrándose más “zulos” llenos de armas. Una vez que ha cumplido su función, ya no les vale. Pero hay un problema: los que han entrado en la banda, no son “fácilmente reinsertables”:

¿Y qué impresión se saca tras tantos años tratando con ellos, al conocer sus historias? “Acaban en ETA los que tienen poco cerebro y no les gusta trabajar”, dice. “Era una salida, al final se convierte en una forma de vida y de mantenerte, una forma de vivir bien sin hacer nada”. Hasta que llega la realidad de la cárcel.

J. tiene la certeza de que muchos de ellos “siguen las directrices de ETA por miedo, pero están todos quemados”. Esas directrices llegan a través de las familias de los presos, a quienes “ETA les paga estar años y años de viajes”.

Una persona así, ¿realmente puede vivir de forma normal teniendo un trabajo, clientes, etc.? Necesitan que el terror siga existiendo. Creo que el PNV se engaña (y mucho) pensando que volverán a una vida normal en un supuesto “País Vasco independiente”. Además, su ideología marxista-leninista, también contribuirá a continuar un proyecto totalitario en el que puedan seguir viviendo de los demás, sin inmutarse.

Así que, puede que no haya “atentados mortales”, pero ¿el clima que se vive en el País Vasco y sus perspectivas son realmente para tirar cohetes, sr. candidato? ¿Realmente han pensado en lo que esto significa a largo plazo y no sólo en plan “cálculo electoral”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s