Asesinato por honor en Canadá: la prensa calla

Shandady fue obligada primero a volver a Pakistan, de donde procedía su familia, para estudiar en una madrassa fundamentalista y, luego, unos años más tarde, a casarse con su primo.

Sin embargo, ella quería ser una chica normal canadiense, que viviera libre y no estuviera obligada a usar burqa. Su ocasión llegó cuando se quedó embarazada y hubo complicaciones tanto durante el embarazo como después, cuando se descubrió que su hijo tenía un problema en el corazón.

Sus conocidos dicen que era una madre excelente. Pero su actitud comenzó a cambiar: ya no iba totalmente tapada si no que sólo usaba el hijab, chateaba con sus amigos por Facebook, administraba una página de internet de cultura de Balochistan con más de 6000 miembros y se apuntó a un Centro de Enseñanza para adultos.

Pero su marido se enteró y le dijo que tenía que volver a ponerse el burqa, que tenía que dejar de usar Facebook y dejar sus planes para realizar sus estudios seculares. Ella se rebeló y con la ayuda de los servicios sociales obtuvo un apartamento para ella y su hijo.

El día 22 de julio los vecinos oyeron al niño llorar durante 15 minutos. Al día siguiente, su padre la encontró estrangulada junto con su hijo de dos años. El marido se entregó a la policía ese mismo día, siendo acusado de asesinato en primer grado.

Podéis leerlo aquí gracias a BCF.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s