¿Conservador o liberal? ¿O ambas? ¿O ninguna?

Es esta una cuestión que me he preguntado durante bastante tiempo. Existe un serio rechazo a autodenominarse conservador o incluso algunos te lo dicen en plan insultante.

Liberal, desde un punto de vista etimológico, es la persona que basa su ideología, entendida como conjunto de ideas, en la libertad. Claro que como las palabras son equívocas cada uno entenderá libertad como le plazca. Así es como nacen las distintas escuelas del pensamiento liberal, unas más tendentes a justificar un Estado pequeño que proteja a los ciudadanos pero que no coarte sus libertades, hasta los que rechazan totalmente la formación de un Estado, por considerar que si existe, los ciudadanos dejan de serlo para transformarse en súbditos o, incluso, esclavos.

Pero el liberalismo se puso de moda y, por tanto, todo el mundo quiere ser liberal. Además, el ser conservador se dinamitó desde dentro, al considerarse algo ancestral y, en palabras del gran ideólogo Pepiño, casposo. Además, se identificó ser conservador, con ser “de derechas de toda la vida” y por tanto algunos consideraron que eso significa que eres franquista o, mejor dicho, “facha“. El resultado es precisamente que nadie quiere ser llamado conservador.

Algún que otro exaltado, considera como “modelo” de conservadurismo a Ann Coulter. Sé lo que significa para los americanos: no en vano llevo ya muchos años escribiendo en inglés y he visto por qué la adora lo que aquí se llamaría el “ala más dura” del republicanismo americano. Ann Coulter significa el no tener complejos a decir lo que a cada uno se le antoje, esto es, el no tener complejos de decir lo que ella considera que es “conservador“, pero por eso en muchas ocasiones no piensa lo que dice.

Particularmente, creo que el conservadurismo consiste precisamente en saber qué conservar y qué no. En España, país muy ideologizado, pero en el que se lee poco y se entiende bastante menos, lo que mola es seguir como adoctrinados a los periodistas de una u otra cadena o periódico. Por eso, no existe debate sobre las ideas, algo que, a pesar de que Felipe González se lamente, al PSOE le ha venido muy bien.

De modo que, ¿qué entendería yo por conservador? En el caso español, se es conservador, si se defiende:

  • la Nación española,
  • la consideración del Estado como garante de las libertades pero no como coartador de ellas, salvo cuando esté expresamente justificado en beneficio de los demás ciudadanos,
  • la labor del ejército y la policía precisamente con el fin anterior.
  • la subsidiariedad estatal sólo y exclusivamente respecto de determinadas cuestiones, que no incluyan desde luego aquellas que aseguran la igualdad de los españoles en el cumplimiento de los deberes y el ejercicio de los derechos (por ejemplo, estarían aquí la educación o la sanidad).
  • la democracia como modelo de participación del ciudadano en la vida pública.
  • la persecución de los delitos que vayan en contra de las libertades de los ciudadanos (por ejemplo, apología del terrorismo)  o que vayan en contra de la colectividad, como conjunto de ciudadanos que han de ser defendidos por el Estado (por ejemplo, amenazas terroristas -si no nos dan esto, volamos un edificio-). Se incluyen los delitos llamados de tráfico, fundamentalmente contrabando y tráfico de drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, por los altos costes que representan para la sociedad (bajas laborales, envejecimiento prematuro, etc).
  • la necesidad de que las actividades de fomento del Estado sean las más necesarias, aunque reduciendo el gasto público en todo lo que no sea estrictamente necesario. Incluye, por supuesto, la extinción de toda una pléyade de fundaciones, agencias y otras entidades que muchas veces sirven para poco o son simplemente excusa para colocar al hijo, sobrino, hermano o primo de quien las crea.
  • la guerra se defiende como algo necesario en supuestos determinados, como el ataque exterior. El problema moderno es que no existe la guerra convencional y, por tanto, tampoco los ataques son “convencionales” ni se declara la guerra a un país determinado. En el caso de Bin Laden, declaró la guerra a “cruzados y sionistas“, lo que incluye sólo a partes de la población de determinados países. Sería necesario examinar con cuidado los datos para ver si está suficientemente justificado o no.
  • la ausencia de dirigismo de los partidos políticos, ya que su injerencia no está en ningún caso justificada por ninguna razón de orden público en cuanto a la “formación y expresión de la voluntad popular“, aunque sean importantes en ella (artículo 6 de la Constitución Española).
  • el reconocimiento de la cultura greco-romana y judeo-cristiana como base de nuestra cultura moderna y de la aconfesionalidad del Estado, con expreso rechazo del laicismo.

No sé si me queda alguna, pero en todo caso, también dentro del conservadurismo existen líneas o tendencias.

Desde luego, no son conservadores ni los de la “extrema derecha” ni los que realmente son “fachas“, porque no reconocen a la democracia como forma de gobierno y piden el intervencionismo del Estado de una manera más próxima a un socialista que a un conservador o liberal.

Entonces, me hago la pregunta: ¿y yo qué soy? Interesante, pero no lo sé. Desde luego, anarco-capitalista no, eso lo tengo claro. Sin embargo, sí es cierto que en la práctica totalidad de los anteriores estoy de acuerdo. Especialmente en la lucha contra las drogas, lo que me ha separado mucho de ciertos liberales. Eso y la falta absoluta de sentido común que se ve en algunos de ellos.

Si me colocara una etiqueta sería la de liberal-conservador, en todo caso, moderada. Los extremos nunca me han gustado.

Anuncios

19 pensamientos en “¿Conservador o liberal? ¿O ambas? ¿O ninguna?

  1. Pingback: Tweets that mention ¿Conservador o liberal? ¿O ambas? ¿O ninguna? | Sana Crítica -- Topsy.com

  2. Claudia querida,
    No sabía de este blog y me ha encantado tu entrada sobre una pregunta que trasciende fronteras y que yo me hago a menudo. No soy liberal porque discrepo con muchas aristas de ese pensamiento. Soy muy amiga de las tradiciones, mientras las del vecino no interfieran con las mías. Y me gusta dármelas de monárquica porque todavía creo que hay un rol que puede jugar la monarquía en nuestra época, pero como toda mi vida he vivido en democracia, no sé como me hallaría en una monarquía absolutista como la de Arabia Saudita. Por todas esas razones termino usando el paraguas del conservadurismo. Pero como tú me pregunto qué es lo que hay que conservar. Porque no queremos conservar lo que deseaban los conservadores de antaño.
    Un abrazo
    PD
    Ann Coulter es una personalidad muy compleja y dificil de digerir. No puedo dejar de admirar muchas de sus posturas, y desearía tener sus ovarios, pero a veces me da miedo

  3. Violante,
    Qué alegría verte por aquí. El fin de semana iba a deciros a algunos que estaba escribiendo (un poquito) aquí.
    Sé a lo que te refieres. El problema es que hay algunos liberales/libertarios (más o menos aquí significan lo mismo aunque tengo para mí que libertario es más contundente o un poco más extremo que liberal) que van repartiendo carnets, diciendo quién es liberal y quién no. Por definición, si defiendes la libertad de forma razonable (no cambiando el sentido de la palabra libertad por algo que no tenga nada que ver), eres liberal.
    En todas partes cuecen habas y al fin y al cabo toda ideología intenta imponerse, a pesar de que defender la libertad y luego intentar modificarle sus ideas al vecino es un poquico contradictorio.
    Ciertamente yo en Arabia Saudí me encontraría mal. Para qué vamos a engañarnos. 😉
    Además, yo lo de la monarquía lo veo un poquico pasado de moda. A todos nos gusta el ceremonial (por eso las películas de princesas y hadas y semejantes), pero otra cosa es pagarlo si encima no cumplen con sus obligaciones más principales (casarse con alguien que esté a la altura, por ejemplo, no dar escándalos…). No creo además que sea positivo que nos vendan que “son gente de su edad“, cuando tienen, de por vida, una serie de privilegios (desde entradas para el teatro hasta ir de visita oficial) que yo no tengo. Tampoco es que se dejen la piel en el intento… 🙄
    Fuertes abrazos.
    PS: Exactamente eso es lo que me gusta de ella, aunque a veces a mí me parece que se pasa. Pero cuando se pasa uno del otro lado, no despierta ese mismo rechazo que veo con Coulter. El doble rasero, que no lo aguanto y que además hace que si hay un extremista en un lado y se le consienta, enseguida salga otro igual en el otro… 😦

  4. Ann Coulter es lo que me gustaría fuera una reina, es alguien que esta por encima de los demas y por eso no tiene miedo.
    Curioso, porque tus razones son las mismas que me hacen sentir desilusion con las casa reales de hoy en día: no se dan cuenta que para vvir como reyes deben actuar como tales, que tienen obligaciones civicas entre las que se incluye ser modelos irreprochables de conductay casarse bien. Tu ves a los Hasburgo, hace cien años que perdieron el trono y aunque trabajan como cualquier hijo de vecinos siguen casandose con la nobleza y llevando vidas muy tranquilas.

    Una estupidez de los reyes modernos (bueno y no tan modernos. Maria Antonieta fue la primera en cometer ese error) es querer vivir como los demás. Los plebeyos queremos que vivan arriba de nosotros, quesean diferentes en el buen sentido de la palabra. Sino son farandula, son reyes.

    • Hola Violante.
      De la familia real española, la única a la que realmente admiro es precisamente la Reina. Se ha mantenido en su sitio, no ha dado escándalos, es una profesional real. Pero a la vez es muy diplomática: todos sabemos que hay cosas que no la han gustado, pero ella ha sido discreta y no ha hecho tonterías.
      El ejemplo de María Antonieta es muy bueno. Si quieres vivir como la gente normal, renuncia al trono y paga la hipoteca, vive sin subvención y hazte la compra. Y si no, te tendrás que atener a las consecuencias (tanto buenas como malas) de tu función.

      • Hablar de monarquías es un tema fascinante, aunque me es dficil ser objetiva. Por un lado está un delirio de cuarenta años por todo lo que sea aristocracia y hace cuatro décadas todavía quedaba una realeza elegante y glamorosa. Si vieras la de albunes que tengo de recortes. Por otro está la visión objetiva de que la monarquía debería volver a tomar las riendas en alunos aspectos. Que todavia tiene un proposito se vio ahora con la llegada del Papa y la fuga de Zapatero.
        Doña Sofía es una verdadera reina, hasta le perdono la bajada a los camerinos de la Selección, porque ella puede darse ese lujo y seguir siendo quien es. Después de ella, viene la Duquesa de Palma de la que vengo haciendo albunes desde que ella era chiquita.
        ¿Qué cosas crees han molestado a Su Majestad y que se ha tenido que guardar?

        • Hola Violante:
          Pues mira por ejemplo, esto:

          Don Juan Carlos forzó a su yerno Iñaki Urdangarín a eliminar de su biografía oficial toda referencia a su controvertido pasado empresarial, especialmente su polémico paso por el Instituto Nóos, una entidad especializada en patrocinios deportivos que logró contratos millonarios de varias administraciones públicas y que ahora está bajo escrutinio judicial y político. La página web de la Casa del Rey ofrece numerosos detalles sobre la infancia, el curriculum académico o el palmarés deportivo del Duque de Palma, pero ya no hace la menor alusión al historial profesional del marido de la infanta Cristina de Borbón.

          El larvado malestar del Rey por los numerosos negocios de su yerno, muchos de ellos alimentados con dinero público, estalló en febrero de 2006, cuando el PSOE de Baleares destapó que el Ejecutivo autonómico de Jaume Matas pagó 1,2 millones de euros al Instituto Nóos para que organizase un foro internacional de tres días de duración sobre deporte y turismo en Palma de Mallorca. Según fuentes cercanas a La Zarzuela consultadas por El Confidencial, el monarca, preocupado por el daño que los negocios del Duque de Palma podían causar a la imagen de la Casa Real, presionó entonces a Urdangarín para que renunciase a la presidencia de la entidad, que abandonó en abril de ese mismo año, y ordenó borrar de la biografía oficial de su yerno cualquier referencia a su actividad empresarial.

          Puedes leer hasta el final.

          • Por cara, yo dejé de leer HOLA, mi gran fuente de información sobre la monarquía española.´Y me alegro porque van de mal en peor.
            Voy a hacer una entrada sobre las ventajas del sistema monarquico , pero esas ventajas deben incluir un sentido del deber de parte de la realeza que les impida casarse con gente que se aproveche de su relación con la Casa Real.

            • A mí el cotilleo me gusta poco, así que Hola y semejantes no las compro ni borracha. Pero puedes leerlas por internet. 😉
              Cuando escribas la entrada ya comento allí.

  5. ¡Gracias! No creo que me interese mucho la Hola, pero tu información me hizo buscar una revista francesa que compraba n NY “Point de Vue” que se dedica solo a la realeza y la nobleza ¡Y si está en línea! Ya subí el post sobre la monarquá.
    Un abrazo

  6. Excelente artículo. Claro y conciso. Y creo que tienes razón, sobre todo porque es muy difícil incluirse dentro de unos términos tan difusamente delimitados y que además cada uno entiende como quiere o le aplica los matices que cree. La verdad yo que no me considero conservador y en varios puntos discrepo con ellos, muchas veces más en las formas que que en el fondo , nunca me ha parecido un término despectivo (aunque muchos lo usen así), lo mismo que progresista o liberal, tienen todos un matiz de insulto cuando los utilizan los supuestos contrarios ideológicos que me parece triste. Es el problema del abuso y mal uso del lenguaje que se hace hoy en día en política y la perversión del mismo en la mayor parte de los medios de comunicación. Y por lo poco que te he leido, creo que tu no eres de las que se deja etiquetar tan fácil ;-).

    • ¿De verdad que me has leído poco?
      😆 Me alegro que estés de acuerdo. Siempre he pensado que cuando has discrepado conmigo (y lo has hecho varias veces), siempre has sido educado y has dado tus razones, fueran convincentes o adecuadas para mí o no.
      Creo que el problema también es la falta de formación que se ve en la clase política y también en la sociedad. SI en lugar de Gran Hermano o Sálvame Deluxe la gente estuviera interesada en leer un buen libro o ir a una exposición o a cualquier otro evento cultural, las cosas serían muy distintas.
      Por último, hoy se confunde ser una persona con valores y firme en sus convicciones con ser un “extremista”. Eso tampoco es cierto, por supuesto. Hay extremistas y hay personas con firmes convicciones.
      Saludos.

  7. Pingback: Agregador Liberal-Conservador | Sana Crítica

  8. Pingback: Lib-Con (II) | Sana Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s